" />

¿Cómo convertir el miedo en una oportunidad?

Todos los miedos esconden una falta de confianza en ti mismo. No puedes evitar el miedo, pero sí convertirlo en un compañero de aventuras e interpretarlo como una señal que te incita a avanzar, en lugar de paralizarte. Puedes reeducar tus pensamientos y observar cómo actúas. Para disminuir el miedo debes aumentar la confianza en tu capacidad de afrontar todo lo que sucede en el camino.

Algunos miedos son instintivos y sanos, pero otros son negativos y destructivos y son responsables de tus limitaciones. Algunas personas dominan sus miedos desde una posición de fuerza (elección, energía, acción). A otros les crea un estado de parálisis y se dejan dominar por él anclados en una actitud de impotencia.

Si esperas a estar preparado para asumir un riesgo puedes perder la oportunidad de superarte. Ante un reto puedes: elegir una actitud proactiva en la que te dejes guiar por tus deseos y aspiraciones o una actitud de víctima en la que te dejes llevar por el miedo al fracaso. Ante los retos ¿asumes la responsabilidad o culpas a alguien por lo que eres, haces o sientes? Al culpar a una fuerza exterior de alguna experiencia, renuncias a tu “poder” y sufres. Tampoco se trata de culparte a ti, ya que has hecho siempre lo mejor que sabías, siendo la persona que eras en un momento determinado. Lo que implica asumir la responsabilidad es saber dónde y cuándo no has asumido la responsabilidad para cambiar.

Para ello debes fijarte objetivos y luego trabajar para conseguirlos. No esperar a que alguien te dé algo en la vida, sino hacer lo que necesitas hacer y no resignarte a lo que se te presente en el camino, aferrarte a ello y así pasarte la vida esperando. En cada momento puedes elegir la forma como sentirte, ante las múltiples alternativas que tienes en una situación determinada.

Puedes llevar una vida productiva y constructiva, independientemente de las circunstancias externas. El pensamiento positivo puede ayudarte a afrontar los retos de la vida. Así, los eventos desfavorables no dominarán tu vida, sino tu fuerza. Y ésta hará que puedas afrontar tus miedos desde una posición de seguridad, aquella que hace que realmente sucedan las cosas.

Aproximadamente el noventa por ciento de las cosas que te preocupan nunca suceden. De este modo podríamos deducir que es más realista ser positivo que negativo. Nada es realista o falto de realismo, sólo existe lo que piensas de una situación concreta. Afrontar el miedo con éxito te lleva a pasar de una situación de sufrimiento y parálisis a otra de fuerza, provocando así crecimiento personal.

Y tú ¿cómo actúas ante el miedo?

Vía Secretariaplus

“Crea la vida que quieres vivir”

No hay comentarios.

Deja tu comentario

Mensaje