" />

Una lección de “grandes”

Muchos de nosotros hemos visto algunas o muchas de las pruebas durante las últimas Olimpiadas. Es emocionante ver a atletas que lo dan todo, el resultado de años de esfuerzo.
Aunque nos parezca inspirador observar a atletas de élite realizar pruebas en las que explotan su fortaleza y resistencia físicas al límite en la competición más importante de sus vidas, puede resultar fácil caer en el pensamiento de que la grandeza está reservada sólo para un selecto grupo de elegidos. Sin embargo, esto no es así.

Los atletas olímpicos son “grandes” porque en algún momento de su vida persiguieron su talento natural y disfrutaron del deporte de tal manera que decidieron convertirse en “grandes”. Se comprometieron a asumir riesgos, a superar sus miedos y a hacer grandes sacrificios en su afán por lograr sus objetivos y alcanzar la excelencia. Y también eligieron aceptar sus fracasos para seguir mejorando.

Ser un “grande” es algo que se decide. Es un compromiso a ponerse en evidencia, mejorar, superar los límites y esperar todavía más. Cualquiera de nosotros puede tomar la decisión de ser algo grande, no hace falta salir al escenario, esto no hace que nuestros compromisos sean menores, ni nuestros logros menos importantes. Podemos brillar y ser dueños de nuestra grandeza en nuestras casas, en nuestras relaciones, en nuestros trabajos.

En algún momento de tu vida tú has experimentado momentos de grandeza en los que has estado dispuesto a asumir un riesgo para ser o conseguir algo mejor. Te has aventurado en un territorio desconocido y has dejado de lado algo de lo que te sentías seguro, te has arriesgado a decepcionar a personas a las que querías y has dicho “si” a algo de lo no estabas seguro de poder realizar. Estos momentos han sido los pilares de tu grandeza. Tú sabes cómo hacerlo. Como los atletas olímpicos, sabes cómo dejar el miedo de lado, sonreír al fracaso y enfocarte en tus objetivos… ya está en ti. Es importante que te hagas consciente de ello, ya que tu decisión de ser algo grande es mucho más poderosa que cualquier obstáculo que se cruce en tu camino.

¿Y tú, has decidido ser un “grande”?

“Crea la vida que quieres vivir”